Las ventas de las grandes superficies a precios constantes aumentaron un 2,5% en 2006, y las ventas del comercio minorista un 1,6%

La tasa de ocupación en el comercio alcanzó el pasado año el 94,7% , Destaca el importante crecimiento experimentado por el empleo femenino en el comercio que en 2006 ya representa el 61,92%

“El Informe sobre la Distribución Comercial en España, se ha realizado con la intención de ofrecer una visión panorámica de la evolución del sector y recoger los principales cambios acaecidos en éste durante el pasado año”, ha señalado el director general de Política Comercial, Ignacio Cruz Roche en la presentación del Informe correspondiente al año 2006.

El Informe se estructura en tres partes: en la primera se estudian los principales indicadores económicos de la distribución comercial; en la segunda se detallan las acciones de apoyo al comercio, tanto estatales como de las comunidades autónomas; y en la tercera se analiza el marco normativo a nivel europeo, estatal y autonómico.

En términos de su contribución al producto interior bruto y al empleo, el sector servicios, que representa el 67,5 por 100 del valor añadido bruto nacional, es el más importante dentro del conjunto de los sectores productivos, tanto en la economía española como en la del resto de países desarrollados. Dentro del sector servicios, la distribución comercial supone el 10,75 por 100 del VAB, presentando una tendencia de ligera disminución de su importancia relativa en la economía. La cifra de negocios del sector servicios de mercado aumentó un 6,2 por 100 en el año 2006 respecto a 2005. El comercio en concreto creció un 5,8 por 100 en ese mismo periodo.

El consumo privado en España ha seguido manteniendo un buen ritmo de crecimiento en 2006. El gasto total en consumo final de los hogares presenta un crecimiento del 3,7 por 100 en el año 2006 respecto al año 2005. El gasto total en la compra de alimentos y bebidas durante 2006 aumentó el 5,3 por 100 respecto al año anterior.

Por lo que se refiere al comportamiento de compra de los consumidores españoles, ha ido evolucionando durante los últimos años: se ha producido un fuerte incremento de la población, que se explica por el aumento del número de inmigrantes. Los consumidores eligen el formato comercial en función del tipo de compra que realizan. Para productos de alimentación, la proximidad es el atributo más valorado; por ello, se incrementan los formatos que compiten en proximidad (supermercados), así como los que compiten en precios (descuentos). Existe un amplio acuerdo sobre los horarios comerciales tal y como están configurados actualmente, ya que el 86,2 por 100 de los consumidores los consideran adecuados.

Cruz Roche señaló que el sector del comercio continúa teniendo una gran importancia en cuanto a su contribución a la creación de empresas, especialmente pequeñas y medianas, aunque esta aportación ha ido descendiendo algo a lo largo de los últimos años. En 2006 las empresas encuadradas en el sector del comercio suponían el 26,3 por 100 del total de empresas españolas activas, siendo el formato predominante el de persona física sin asalariados. De las empresas comerciales existentes en la actualidad, el 10,6 por 100 se crearon en 2006. En cuanto a la tasa de supervivencia de las empresas comerciales, el 47,9 por 100 de las creadas en 1999 permanecen activas en 2006.

En términos de empleo, la evolución también ha sido positiva. En el año 2006, los trabajadores ocupados en el comercio aumentaron en 96.650 personas sobre el año anterior. El comercio minorista, con 1.857.280 ocupados, supone el 62,25 por 100 de los ocupados en el sector comercial. La tasa de ocupación en el comercio alcanzó el 94,7 por 100 en el 2006, mientras que la del conjunto de la economía era 91,5 por 100.

Debe destacarse el importante crecimiento experimentado por el empleo femenino en el comercio a lo largo de los últimos años. En 2006 las mujeres ocupadas en España suponían el 40,5 por 100 del total de ocupados, mientras que en el comercio minorista representaban el 61,9 por 100.

La densidad de empleo comercial, medida en términos de número de ocupados en el comercio minorista por cada 1000 habitantes, ha pasado de 40,7 en 2005 a 41,5 en 2006. Por comunidades autónomas, la mayor densidad de empleo comercial se da en las Islas Baleares y las Islas Canarias. En el extremo contrario se sitúan Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura y Castilla y León. Hay comunidades autónomas que se caracterizan por una elevada concentración de pequeños comerciantes autónomos, como el País Vasco, Ceuta y Melilla y las Islas Baleares, mientras que Madrid presenta una baja densidad de comerciantes autónomos.

En cuanto a las ventas de las grandes superficies a precios constantes crecieron el 2006 un 2,5%, mientras que las ventas del comercio minorista aumentaron un 1,6%.


Revista profesional para el director del salón de peluquería y estética

Nace BeautyMarket una revista digital enfocada en el mundo de la Peluquería y Belleza. Con todas las novedades, lanzamientos y noticias del sector.

Leer más »

Programa pionero para reeducar a jóvenes con problemas de agresividad

Durante 10 meses se trabaja con los adolescentes, con los padres y luego con la familia

Leer más »

Maremágnum en los buscadores

Es la guerra, mejor dicho, después de la guerra. El paisaje es desolador: directorios, granjas de enlaces, buscadores, listas, patrocinados, spam, robots, spiders...

Leer más »