El Servicio de Estudios de BBVA estima que la economía catalana crecerá el 2,7% en 2008

La economía catalana continuará en 2008 en la etapa de desaceleración en la cual se encuentra desde comienzos de 2007, hasta registrar un crecimiento medio del 2,7%, un punto porcentual por debajo del 3,7% registrado en 2007

A lo largo de 2008, y en un entorno global especialmente incierto, la economía catalana intensificará la desaceleración iniciada a comienzos de 2007. La desaceleración del gasto de los hogares y el descenso de su demanda de vivienda continuará en los próximos trimestres. Desde la perspectiva de la actividad eso supondrá un freno en la construcción, compensado en parte por la mejor evolución relativa de la obra pública, y una desaceleración en los servicios. La industria, por su parte, continuará creciendo cada vez más lentamente, dadas las perspectivas de moderación de la demanda doméstica y exterior, fundamentalmente en el resto de Europa. Con todo, unos tipos de interés históricamente reducidos y un mercado laboral mejor posicionado que en el pasado son soportes relevantes para que la economía catalana afronte la situación actual”, afirmó la Economista Jefe para Europa y Escenarios Financieros del Servicio de Estudios de BBVA, Mayte Ledo, durante la presentación de la nueva edición de Situació Catalunya, que elabora el Servicio de Estudios Económicos de BBVA.

Cataluña: 2007, punto de giro cíclico; 2008, desaceleración

La situación actual de la economía catalana se sitúa en un contexto lleno de incertidumbres que, sin duda, han afectado a los últimos datos del año. Desde la perspectiva de la demanda, el consumo mantiene un impulso más moderado, con una inversión que pierde algo de fuerza. Desde el lado de la oferta, todos los sectores excepto los servicios muestran un menor dinamismo. Una vez conocidos los datos del tercer y cuarto trimestre, sorprende a la baja el comportamiento de la industria, que ha seguido un patrón de desaceleración en contra de lo previsto. Asimismo, los servicios han representado una sorpresa positiva, con una evolución que frena parcialmente la desaceleración en marcha en los otros sectores. En términos generales, no obstante, los indicadores disponibles del cuarto trimestre manifiestan que se está produciendo una ralentización más pronunciada en el ritmo de crecimiento, que ha sido del 3,3% en este periodo. El crecimiento registrado para el conjunto del año 2007 finalmente ha alcanzado el 3,7%.

Con todo, podemos afirmar que 2008 será un año en el cual la moderación de la actividad económica será más pronunciada. Los acontecimientos del verano, que han situado a los mercados financieros en un proceso que se está prolongando en el tiempo, han supuesto un ambiente menos propicio para el crecimiento, dada la incertidumbre existente. Además, el fuerte incremento de los precios del petróleo y de los alimentos básicos se ha traducido en un importante repunte en la inflación catalana y española. Así, estos factores serán un freno adicional para la economía, que podría iniciar 2008 con crecimientos próximos al 3%, hasta registrar un crecimiento medio en el año del 2,7%.

Este crecimiento será resultado del menor impulso del gasto de los hogares, especialmente en bienes, tal como reflejan los indicadores más recientes. También continuará el ajuste de la demanda de vivienda, en línea con la evolución de los indicadores de accesibilidad de las familias. Eso mantendrá la tendencia actual del ajuste en la actividad de vivienda residencial, lo que hace prever una corrección en el conjunto del sector de la construcción pese a las relativas mejores expectativas existentes en las actividades de construcción no residencial. En lo que concierne al resto de sectores de actividad, la industria moderará sus crecimientos en línea con la evolución de su demanda, tanto interna como externa. Finalmente, el sector servicios será el que tenga una moderación menos intensa, continuando con la situación actual de cierto dinamismo en las actividades de turismo y transporte.

Encuesta de Actividad Económica de Catalunya, cuarto trimestre del 2007. Al comienzo de 2008, expectativas a la baja

El deterioro de las expectativas y el aumento de la incertidumbre son circunstancias que se observan claramente en la Encuesta BBVA de Actividad Económica en Cataluña. En términos generales se espera una moderación en el ritmo de crecimiento, tanto de la actividad como de la inversión y el empleo en el conjunto de la economía, a pesar de que será mucho más acusada en el sector de la construcción. De hecho, el Indicador de Actividad BBVA de la Economía Catalana presenta saldos de respuesta entre los más bajos de la serie histórica, comparables a los episodios de 1992 y 2002. En este sentido, no obstante, a pesar de que con la información cualitativa de la Encuesta no se puede anticipar la intensidad final del proceso de desaceleración, por la evolución reciente de la coyuntura y los fundamentos de la economía catalana, parece razonable pensar en un freno en la actividad comparable al que se produjo entre la segunda mitad de 2001 y el final de 2002.

La creación de empleo como soporte

En Cataluña, al igual que en el resto de España, se continuará creando empleo, aunque menos intensamente que en años anteriores. Si bien la desaceleración económica prevista tendrá repercusiones negativas sobre el ritmo de creación de puestos de trabajo de la economía catalana, la magnitud del impacto no implicará destrucción de empleo. Principalmente porque los ocupados han mejorado sus características en términos de nivel educativo, lo que reducirá su probabilidad de perder el empleo en un entorno de movilidad laboral intersectorial. Como se muestra en la publicación, la probabilidad de permanecer ocupado está relacionada con el ciclo económico, pero también con las características socio-económicas de las personas ocupadas.

Sin embargo, es cierto que la desaceleración económica tendrá una incidencia relativamente mayor en las transiciones de personas desde la inactividad o el desempleo al empleo, que serán menos intensas. Con todo, es previsible que el crecimiento del empleo en términos de la EPA sea del 0,7%, dos puntos porcentuales menos que en 2007, pero aún en tasas positivas. Con ello se mantendrá, aunque menos intensamente, el principal factor de soporte de la renta disponible de los hogares.

En síntesis, la economía catalana afronta un escenario global especialmente incierto que está teniendo consecuencias en la economía real, en las expectativas de hogares y empresas y en un resultado más débil de lo previsto en algunos indicadores coyunturales de gasto. En este sentido, también se está intensificando el ajuste en el que se encontraba previamente el sector inmobiliario, como respuesta al freno en la demanda. Habrá que estar especialmente atentos a la evolución de la ocupación, los resultados empresariales y el entorno exterior y financiero para evaluar en todo momento la magnitud de la eventual desaceleración de la actividad económica en Cataluña.


Revista profesional para el director del salón de peluquería y estética

Nace BeautyMarket una revista digital enfocada en el mundo de la Peluquería y Belleza. Con todas las novedades, lanzamientos y noticias del sector.

Leer más »

Programa pionero para reeducar a jóvenes con problemas de agresividad

Durante 10 meses se trabaja con los adolescentes, con los padres y luego con la familia

Leer más »

Maremágnum en los buscadores

Es la guerra, mejor dicho, después de la guerra. El paisaje es desolador: directorios, granjas de enlaces, buscadores, listas, patrocinados, spam, robots, spiders...

Leer más »