Mercedes Cabrera y Celestino Corbacho presentan la “hoja de ruta” para conseguir la Formación Profesional del siglo XXI

En esta legislatura se pondrá en marcha un programa de ayudas para compatibilizar estudios de formación profesional y trabajo

Los ministros de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, y Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, han presentado hoy en un centro integrado de Formación Profesional en Alcobendas (Madrid) la «hoja de ruta» para lograr « una Formación Profesional que responda a lo que quieren los estudiantes, lo que demandan los trabajadores y lo que necesita nuestra economía”, según ha explicado Cabrera.

«Ha llegado la hora de recorrer el camino más largo que nos separa de los países más avanzados: conseguir atraer a 200.000 estudiantes más a la F.P. de grado medio para igualarnos con los niveles de Alemania, Francia o el Reino Unido », ha asegurado la ministra de Educación.

El ministro Celestino Corbacho ha subrayado que « el Gobierno entiende que la sociedad española necesita de una formación profesional de carácter integral que responda a las necesidades del mercado laboral y que se desarrolle y ejecute a través de diferentes instrumentos y con la necesaria implicación del conjunto de administraciones y de los agentes sociales

Estas medidas se enmarcan en la necesidad de impulsar un modelo alternativo de crecimiento económico, basado en el conocimiento, que asegure un desarrollo económico sostenible y un creciente bienestar y cohesión social.

Entre los objetivos está fomentar la formación continua a lo largo de la vida, el trasvase de unas actividades profesionales a otras, y el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral o de vías no formales de formación. Además, se busca que los títulos preparen adecuadamente a los estudiantes para los requerimientos de la sociedad de la información y del conocimiento, facilitando e incentivando también la movilidad internacional de estudiantes y trabajadores.

Mercedes Cabrera ha explicado que queremos ofrecer a los alumnos una Formación Profesional « flexible en las oportunidades de elección, pero exigente con el nivel educativo que lograrán. Una Formación Profesional que permita lograr empleos de calidad y aporte riqueza y bienestar a la sociedad”.

Una Formación Profesional de calidad

Una de las actuaciones principales va a ser implantar una Red de Centros de Referencia Nacional de las 26 familias profesionales. Los centros, que estarán en las distintas Comunidades Autónomas, serán punteros cada uno en su área y promoverán las medidas y los programas de investigación necesarios para atender a las necesidades de los sectores emergentes e innovadores.

Paralelamente se extenderá la red de Centros integrados de Formación Profesional, donde estudian tanto jóvenes alumnos de FP como trabajadores en Formación para el Empleo, lo que permite al centro mantener elevados estándares de calidad de la enseñanza, al mismo tiempo que está en permanente contacto con la realidad del mercado laboral de su ámbito. También está previsto mejorar las dotaciones tanto de equipamiento como de infraestructuras.

Asimismo, el Gobierno, en colaboración con los interlocutores sociales, agilizará la elaboración de nuevos títulos de Formación Profesional de grado medio y superior, priorizando los relacionados con los sectores emergentes e innovadores de la economía. Se impulsará también el proceso de elaboración de las cualificaciones profesionales y los correspondientes certificados de profesionalidad.

El ministro Corbacho ha hecho hincapié en la necesidad de tener «una Formación Profesional que contribuya en mayor medida a dotar a los trabajadores de las competencias y la cualificación necesarias para mejorar su empleabilidad, en un mercado de trabajo que cada vez se transforma con mayor velocidad».

FP de grado medio

Una de las prioridades es conseguir un mayor número de titulados en Formación Profesional de grado medio. España tiene una tasa de titulados en esta etapa inferior a los países de nuestro entorno (35% frente a 45% de media en la OCDE), a pesar de que sus tasas de empleo son muy elevadas y de que en otros niveles, como la Formación Profesional de grado superior, hemos conseguido superar un retraso histórico. En esta etapa, España ha pasdo de tener el 2% de titulados en FP Superior en 1995, al 15% en 2006, lo que supone situarse 6 puntos por encima de la media de la OCDE.

Para ello, a lo largo de la legislatura, se va a poner en marcha un sistema de becas y ayudas para que trabajadores de 18 a 24 años que no han obtenido el título de Formación Profesional puedan compaginar su trabajo con las actividades formativas necesarias para conseguirlo.

En este sentido se van a adoptar las medidas necesarias para promover tanto contratos para la formación, como contratos a tiempo parcial, dirigidos especialmente a los jóvenes de 18 a 24 años que han abandonado el sistema educativo, con el fin de que puedan completar su formación.

También se va a poner en marcha una Plataforma virtual que permita realizar a distancia módulos formativos para lograr certificados de profesionalidad o títulos de grado medio y superior de Formación Profesional.

Otra de las medidas encaminadas a mejorar el conocimiento de la Formación Profesional y por tanto el número de estudiantes que optan por estos estudios será crear un sistema de información y orientación profesional a través de Internet mediante un Portal que dispondrá de las herramientas necesarias para garantizar a la población la mejor elección de sus itinerarios formativos o laborales.

Aprovechar el talento y la experiencia

España no puede permitirse desperdiciar uno de los principales activos de los trabajadores, que es su experiencia. Por eso, para facilitar que los trabajadores sin título oficial puedan demostrar lo que saben, se va a habilitar un sistema de evaluación y acreditación de conocimientos adquiridos mediante la experiencia o vías no formales de formación.

Las competencias profesionales, así acreditadas podrán convalidarse por módulos de Formación Profesional, lo que permitiría al trabajador conseguir el título o el certificado de Formación Profesional correspondiente cursando los módulos que le falten.

Al comienzo de 2009 se publicará el Real Decreto que regula el reconocimiento de las competencias profesionales adquiridas por las personas a través de la experiencia laboral.

Por otra parte, también se va a flexibilizar la oferta de Formación Profesional para el empleo por la vía de mantener convocatorias abiertas que se adapten a las necesidades reales del mercado.

Potenciar la movilidad internacional

En la sociedad del Conocimiento, la movilidad de estudiantes de trabajadores es fundamental para mejorar las perspectivas laborales. Por eso, se va a elaborar el Marco Nacional de las Cualificaciones, en relación con el Marco Europeo. De esta forma, los títulos de los estudiantes españoles permitirán desarrrollar su profesión en cualquier país de la Unión Europea.

En esta misma línea, el impulso y la mejora de la F.P. también persigue potenciar la realización de las prácticas profesionales en distintos países a través de los diferentes programas de movilidad existentes, una suerte de « Programa Erasmus » de la Formación Profesional.


Revista profesional para el director del salón de peluquería y estética

Nace BeautyMarket una revista digital enfocada en el mundo de la Peluquería y Belleza. Con todas las novedades, lanzamientos y noticias del sector.

Leer más »

Programa pionero para reeducar a jóvenes con problemas de agresividad

Durante 10 meses se trabaja con los adolescentes, con los padres y luego con la familia

Leer más »

Maremágnum en los buscadores

Es la guerra, mejor dicho, después de la guerra. El paisaje es desolador: directorios, granjas de enlaces, buscadores, listas, patrocinados, spam, robots, spiders...

Leer más »