Francisco González: “Esta será la primera crisis económica global en que Iberoamérica no va a caer en recesión”

Intervención del presidente de BBVA en el 10º Foro Latibex

Latinoamérica está mejor preparada para salir de la crisis que en épocas pasadas gracias a las fortalezas desarrolladas estos últimos años y que le han permitido llegar a esta crisis en una situación muy distinta a las anteriores”, afirmó hoy Francisco González en la sesión de apertura del 10º Foro Latibex que se celebra en Madrid. El presidente de BBVA lanzó un mensaje de optimismo sobre la evolución de la región: “Estoy convencido de que ésta será la primera crisis económica global en que Iberoamérica no va a caer en recesión”. En su intervención analizó los efectos de la crisis financiera internacional y afirmó que se puede extraer una lectura positiva de la reciente cumbre del G-20: “Caminamos hacia un nuevo sistema financiero internacional en el que si hacemos las cosas bien, contaremos con entidades más fuertes y solventes”.

Francisco González inició su intervención dibujando el complejo escenario económico y financiero a nivel internacional, “que empezó siendo un problema puntual relacionado con la concesión de hipotecas subprime en el mercado inmobiliario en EE.UU., y hoy es ya una crisis financiera global en toda regla, con fuerte impacto en los mercados y que se ha trasladado de forma virulenta a la economía real, que parece claramente abocada a la recesión en Europa y en EE.UU”. Señaló que la quiebra de Lehman Brothers en septiembre “marca un antes y un después en esta crisis, y provoca la ruptura de los mercados de deuda y la congelación del mercado interbancario”.

“En este contexto –explicó-, estamos viviendo un momento histórico dentro del sector bancario. La crisis ha demostrado la inviabilidad del sistema financiero internacional vigente hasta ahora”. Añadió que “se está produciendo una enorme reestructuración del mapa bancario mundial, con la desaparición de grandes nombres e importantes operaciones de adquisición, aunque resaltó, como lo más novedoso de este proceso, el destacado papel que está jugando el sector público por los planes de ayuda al sector lanzados por Gobiernos de todo el mundo.

En esa línea, subrayó: “De las acciones nacionales, que han demostrado tener un efecto limitado, hemos pasado recientemente a acciones coordinadas a nivel internacional, y el mayor ejemplo es la Cumbre del G-20 celebrada el pasado fin de semana”.

Hacia un nuevo sistema financiero

Creo que podemos extraer una lectura positiva de la cumbre. En primer lugar, porque los líderes políticos expresan su convencimiento de que las reformas deben basarse en el libre mercado, el estado de derecho, el respeto a la propiedad privada, la apertura al comercio y la inversión, y la libre competencia”, afirmó el presidente de BBVA, que como logros concretos de dicha cumbre destacó que:

En resumen -subrayó-, en mi opinión caminamos hacia un nuevo sistema financiero internacional en el que si hacemos las cosas bien, contaremos con entidades más fuertes y más solventes. Un sistema más prudente con reglas de juego más claras y comunes para todos. Y para avanzar en esa dirección tenemos que asumir que vamos a un sector con mayor regulación y con mayor presencia del sector público”.

No obstante, recalcó que en este tránsito “debe evitarse un exceso de regulación, y el objetivo debe ser que la presencia del sector público sea meramente temporal y se retire cuando pase la crisis y la situación de las entidades lo permita”.

A continuación, analizó la situación de Iberoamérica. En un principio, el impacto de la crisis en la región fue mínimo; sin embargo, tras la caída de Lehman, aumentó la desconfianza y la crisis se transmitió a la región, generando desconfianza en las instituciones financieras y una contracción del crédito, lo que provocó una reducción de la demanda, y de un escenario de desaceleración se pasó a otro de recesión.

Crecimiento positivo

En ese contexto, se produce un movimiento ‘hacia la calidad’ que afecta a los mercados emergentes. Esto se traslada en muy poco tiempo a los países en desarrollo y a Iberoamérica en particular: las primas de riesgo soberano se multiplicaron por dos, se cerró la financiación internacional, se produjeron problemas de liquidez y restricción del crédito, y una fuerte depreciación de las monedas latinoamericanas frente al dólar. “En las últimas semanas se ha normalizado la liquidez en los sistemas bancarios, han caído los spreads en el acceso al crédito externo, y las monedas se han estabilizado. Sin embargo, el horizonte sigue siendo muy incierto”, comentó.

A pesar de esta situación, Francisco González aseguró que, “con todo, podemos afirmar que la región está mejor preparada para salir de la crisis que en épocas pasadas gracias a las fortalezas desarrolladas estos últimos años y que le han permitido llegar a esta crisis en una situación muy distinta a las anteriores”. A su juicio, esas fortalezas son las siguientes:

Por todo ello, pese a recortar nuestra previsión de crecimiento para 2009, pensamos que Iberoamérica será una de las pocas regiones del mundo con crecimiento positivo, en torno al 2%. Estoy convencido de que esta será la primera crisis económica global en que Iberoamérica no va a caer en recesión”, afirmó el presidente de BBVA.

En esta línea, subrayó que más allá del contexto actual, “en BBVA pensamos que Latinoamérica va a seguir siendo una fuente de crecimiento mundial en el largo plazo”. Esa opinión se sustenta en tres claves:

  1. La demografía: Latinoamérica experimentará en las próximas década un crecimiento positivo de la fuerza de trabajo, tanto por la juventud de su población como por la incorporación de más mujeres al mundo laboral
  1. La mejora de la Educación: la población que se incorporará a la fuerza de trabajo en los próximos años tendrá muchas más educación
  1. La disponibilidad de materias primas: el crecimiento del mundo en desarrollo, especialmente en Asia, se traducirá en una mayor demanda de alimentos, energías y materias primas industriales, aumentando los ingresos y atrayendo las inversiones del exterior.

No obstante, también se refirió a algunas debilidades o riesgos importantes que obligan a incorporar al análisis una nota de cautela:

  1. “Sus exportaciones están muy concentradas en unas pocas materias primas y, en algunos países, también geográficamente, especialmente con EEUU, epicentro de la crisis
  1. Todavía existen grandes espacios de informalidad, que limitan el acceso de las personas y las pequeñas empresas a los servicios financieros
  1. Los servicios públicos, especialmente aquellos que afectan al bienestar de las personas más pobres, como Educación, Salud y Vivienda, no cumplen adecuadamente su papel
  1. Los sistemas tributarios tampoco cumplen adecuadamente su función, ya que las pocas personas que contribuyen tienen una carga excesiva
  1. Los gobiernos de algunos países siguen interfiriendo excesivamente en la acción de los mercados y cambian frecuentemente las reglas del juego, creando un clima poco propicio al desarrollo de inversiones de largo plazo”.

“En todos estos aspectos es necesario seguir profundizando en las reformas para que Latinoamérica pueda explotar su potencial y generar un proceso sostenido de convergencia en renta y bienestar con los países desarrollados”, apuntó.

Compromiso con la región

A continuación, Francisco González analizó la posición de BBVA en Iberoamérica. Desde la entrada del Grupo en el continente a finales de los 70, ha invertido más de 14.000 millones de dólares. BBVA tiene en la actualidad 26 millones de clientes bancarios y 5 millones de partícipes de planes de pensiones en la zona; cuenta con más de 66.000 personas, casi el 60% de la plantilla total del Banco, y más de 3.600 oficinas. Iberoamérica representa hoy más del 40% de los resultados del Grupo.

Pero no nos detenemos ahí –subrayó-, sino que pensamos que la región será todavía más importante para BBVA y, por supuesto, que nuestra aportación a su futuro crecerá en los próximos años”. Esa aportación vendrá, en primer lugar, por la propia actividad del Grupo. “Creemos –afirmó- que la presencia de una gran entidad como la nuestra otorga estabilidad a la economía de la región y contribuye al desarrollo de los mercados financieros, como ha venido ocurriendo estos últimos años en el crédito hipotecario”.

En segundo lugar, vendrá desde la óptica de la Responsabilidad Corporativa con una intensa acción social. El Grupo va a dedicar este año a su Plan de Acción Social en Iberoamérica 28 millones de euros, el 1% de los beneficios, y ha dotado con 200 millones de euros a la Fundación BBVA para las Microfinanzas, creada en 2007.

En BBVA estamos absolutamente comprometidos con Iberoamérica. Es, precisamente, en tiempos difíciles como los actuales cuando se demuestra la vocación de permanencia. Nosotros queremos seguir creciendo con Latinoamérica. Y la fortaleza del Grupo BBVA es hoy un activo de especial valor para la región”, aseguró.

Estrategia vigente

En la última parte de su intervención, subrayó la estrategia diferencial del Banco: “BBVA se está mostrando como uno de los bancos más fuertes del mundo. Así lo prueban los excelentes resultados que presentamos hace tres semanas, con un crecimiento del beneficio recurrente del 9%, cuando la mayor parte de nuestros competidores han presentado pérdidas o fuertes reducciones de beneficios”.

BBVA ha demostrado, una vez más, su capacidad de generar beneficios, en cualquier entorno, incluso uno extremadamente complejo como el actual. Y esto se debe a que contamos con una estrategia diferencial. Una estrategia que está hoy más vigente que nunca y que parte de tres pilares: los Principios, la Innovación y las Personas”, añadió Francisco González, quien explicó cómo se entienden estos pilares en el Banco.

Los Principios –apuntó- son los verdaderos fundamentos de nuestro proyecto. No sólo usamos la Rentabilidad Ajustada al Riesgo para medir el valor, sino también la Rentabilidad ajustada a Principios. Y en el nuevo orden financiero internacional, la vuelta a los Principios será fundamental”. En segundo lugar se refirió a la Innovación, “pero la innovación real, verdadera, aquella que busca las mejores soluciones para nuestros clientes, para las personas, no la innovación malentendida, con creación de productos de alto riesgo que nadie entiende, imposibles de valorar y que tan malas consecuencias han traído”.

Por último, el presidente de BBVA habló de las Personas, pilar sin que los otros dos no funcionan. “Trabajamos con personas para personas, y por eso la importancia que en nuestra organización tiene la gestión del talento, el trabajo en equipo y la meritocracia”.

Francisco González terminó su intervención lanzando una conclusión optimista para el futuro de Latinoamérica. “Por un lado, creemos que nosotros aportamos fortaleza a la región. La presencia en la región de entidades multinacionales como BBVA, con un modelo de negocio de primer nivel, contribuyen a la estabilidad de Iberoamérica y a impulsar su crecimiento. Por otro, Iberoamérica supone para el Grupo BBVA un motor de crecimiento, una fuente de crecimiento en el medio y largo plazo. Para ello, la región debe seguir en el futuro profundizando en la senda iniciada de disciplina, reformas y gestión eficaz”.


Revista profesional para el director del salón de peluquería y estética

Nace BeautyMarket una revista digital enfocada en el mundo de la Peluquería y Belleza. Con todas las novedades, lanzamientos y noticias del sector.

Leer más »

Programa pionero para reeducar a jóvenes con problemas de agresividad

Durante 10 meses se trabaja con los adolescentes, con los padres y luego con la familia

Leer más »

Maremágnum en los buscadores

Es la guerra, mejor dicho, después de la guerra. El paisaje es desolador: directorios, granjas de enlaces, buscadores, listas, patrocinados, spam, robots, spiders...

Leer más »