El Pleno aprueba la nueva Ordenanza de Licencias

La reforma de la gestión de licencias urbanísticas de actividades y negocios supone la simplificación de trámites

• Su objetivo es mejorar la eficacia de la gestión y el control de las licencias urbanísticas a través de la colaboración con entidades privadas acreditadas

• Las entidades colaboradoras estarán sometidas a supervisión de la entidad de acreditación y del Ayuntamiento. Deberán responsabilizarse de todas sus actuaciones y contar con procedimientos específicos para el tratamiento de reclamaciones que puedan presentar sus clientes

• La nueva Ordenanza reduce del número de procedimientos, aumenta del número de actuaciones sujetas a comunicación previa y simplifica los trámites

· Para reforzar el control del Ayuntamiento sobre determinadas actividades, la Ordenanza contempla una supervisión periódica que realizarán las entidades colaboradoras cada 7 años

El Pleno del Ayuntamiento ha aprobado esta mañana proyecto definitivo de la Ordenanza de Licencias Urbanísticas de Actividades y Negocios. El objetivo de la nueva directiva consiste en mejorar la eficacia de la gestión y el control de las licencias urbanísticas a través de la colaboración con entidades privadas acreditadas. También fomenta un entorno más favorable para el desarrollo de las actividades y negocios en la Ciudad de Madrid, que permitirá reforzar su eficiencia y productividad y propiciará la creación de empleo y el incremento de la calidad de los servicios municipales.

El texto incorpora algunas de las alegaciones realizadas en el periodo de información pública que contribuyen a un mayor rigor técnico y jurídico y otras que contemplan circunstancias no recogidas inicialmente en la forma más apropiada.

El nuevo sistema de gestión se enmarca en la filosofía de la reducción de trabas y barreras que restringen injustificadamente el acceso y ejercicio de las actividades de servicios. Propone sustituir el control previo por una supervisión de la actividad, garantizando la seguridad jurídica necesaria a prestadores y destinatarios de los servicios. Y, define un nuevo modelo de gestión de las licencias urbanísticas de actividades -con o sin obras-, que trata de dar respuesta a las necesidades actuales de los ciudadanos y empresas. Por este motivo, el proyecto pretende transformar el modelo de concesión de licencias urbanísticas que en la actualidad no responde de forma adecuada a las demandas de la realidad económica y social de la ciudad.

Colaboración

El nuevo sistema busca integrar la intervención de la Administración, en un régimen de colaboración, con entidades privadas acreditadas y autorizadas que pretende lograr una mejora significativa en la calidad de la gestión de las licencias. Este recurso no es una novedad en nuestro ordenamiento jurídico y constituye una forma recurrente en la gestión de cualquier Administración pública.

Las entidades privadas deberán cumplir con los requisitos de solvencia técnica y económica, independencia e imparcialidad que permitan su acreditación por parte de una entidad independiente. Una vez obtenida ésta, podrán ser autorizadas por el Ayuntamiento de Madrid e inscritas como entidades colaboradoras en la gestión de licencias urbanísticas (ECLU) en el Registro creado al efecto.

Las entidades colaboradoras estarán sometidas a una supervisión permanente por parte de la entidad de acreditación y del Ayuntamiento de Madrid y deberán cumplir una serie de obligaciones entre las que cabe destacar la responsabilidad por todas sus actuaciones, la suscripción de la correspondiente póliza de seguros y la obligación de contar con procedimientos específicos para el tratamiento de reclamaciones que puedan presentar sus clientes.

La actual Ordenanza de Tramitación de Licencias Urbanísticas (OMTLU), de 23 de diciembre de 2004, continuará vigente para aquellas solicitudes de licencia no incluidas en el ámbito de aplicación del nuevo sistema, como licencias de obras en uso residencial y otras expresamente excluidas. La OMTLU actuará en el nuevo modelo como norma general y la nueva Ordenanza como norma especial referida a la gestión y control de las licencias urbanísticas de actividades.

Simplificación administrativa

La nueva Ordenanza lleva a cabo una racionalización del sistema de tramitación de licencias de actividades mediante la reducción del número de procedimientos, el aumento del número de actuaciones sujetas a comunicación previa y la simplificación de trámites.

En la OMTLU son cuatro los procedimientos que precisan de resolución municipal. En el proyecto actual estos procedimientos se reducen a tres al convertirse el procedimiento de actuaciones comunicadas en una auténtica comunicación previa que no precisa de respuesta municipal, de acuerdo con lo establecido por la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid de 2001 y en la línea marcada por el proyecto de ley estatal sobre libre acceso y ejercicio de las actividades de servicios.

El sistema de tramitación de licencias que contempla la nueva Ordenanza se articula en torno a tres procedimientos: ordinario común, ordinario abreviado y procedimiento para la implantación o modificación de actividades. Las demás solicitudes se tramitarán como comunicación previa.

Por el procedimiento ordinario se tramitarán todas aquellas solicitudes de licencia de actividades que requieran la realización de obras que precisen de proyecto técnico para ser definidas. El procedimiento será ordinario común si el proyecto técnico es de obras de edificación y abreviado si las obras requieren otro tipo de proyecto técnico.

Las actividades con características determinadas, como es el caso de las sometidas a evaluación ambiental, las de espectáculos públicos o actividades recreativas o aquellas que precisen de plan de autoprotección -cuando no requieran la realización de obras que precisen de proyecto técnico-, se tramitarán por el nuevo procedimiento de implantación o modificación de actividades.

La implantación, modificación o cambio de actividades -requiera o no la realización de obras- que no deban tramitarse por cualquiera de los procedimientos anteriores podrá llevarse a cabo mediante la comunicación previa al Ayuntamiento. Este sería el caso, por ejemplo, del cambio de actividad en un local que pasara de zapatería a librería, o de bar a actividad comercial, cuando las obras que precise no requieran proyecto técnico, o bien la apertura de un despacho profesional en una vivienda.

La simplificación de trámites, que supone otro de los pilares de esta racionalización del sistema de tramitación de licencias, se produce como consecuencia de la participación de las entidades colaboradoras en la gestión de licencias urbanísticas, que llevarán a cabo la verificación documental y técnica del proyecto y, en su caso, de la ejecución de las obras, permitiendo al Ayuntamiento resolver con mayor celeridad las solicitudes de licencia.

La primera consecuencia será una reducción de los plazos administrativos pues los proyectos se presentarán en el registro municipal con toda la documentación exigida y conformes con la normativa aplicable, lo que permitirá al Ayuntamiento efectuar en un plazo reducido la valoración definitiva del proyecto y la concesión de la licencia.

Por otra parte, este esquema permite otorgar eficacia plena a las licencias provisionales de manera que, una vez presentada la solicitud en los registros municipales, el ciudadano podrá iniciar la actuación pretendida con la garantía de que dicha actuación ha sido validada por una entidad colaboradora del Ayuntamiento de Madrid. Será así salvo en el procedimiento ordinario común en el que, por la trascendencia del objeto del proyecto, no podrán iniciarse las actuaciones en tanto no se haya obtenido la licencia municipal.

Control periódico

Para reforzar el control del Ayuntamiento sobre determinadas actividades, la Ordenanza completa el sistema con un control periódico que realizarán las ECLU cada 7 años. Quedarán sometidas a él todas aquellas actividades cuyo desarrollo tenga incidencia en el Medio Ambiente, en la seguridad de las personas, que cuenten con gran afluencia de público, actividades de espectáculos públicos y actividades recreativas. Se someterán a este sistema de control periódico tanto las actividades que obtengan su licencia de acuerdo con esta Ordenanza como las preexistentes que reúnan las características señaladas.

La actuación de control periódico tiene como finalidad comprobar la permanente adaptación de actividades e instalaciones a las normas que en cada momento resulten de aplicación, de conformidad con lo que a este respecto establece el artículo 158 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid de 2001. La labor de control periódico es complementaria de la de inspección que corresponde a los servicios municipales, conforme a lo previsto en el artículo 190 de la citada ley.

Aplicación del sistema

La entrada en vigor de la Ordenanza se producirá al día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid y, desde ese momento, podrá iniciarse el proceso de acreditación y autorización como entidades colaboradoras en la gestión de licencias urbanísticas.

Desde el 1 de abril de 2010 y hasta el 31 de marzo de 2011, las ECLU únicamente desarrollarán sus labores de verificación en el ámbito de las comunicaciones previas y en el procedimiento de implantación o modificación de actividades. Para actuar a partir del 1 de abril de 2011 las ECLU deberán obtener una ampliación de la acreditación que, junto con la autorización municipal, les permitirá desarrollar sus funciones en cualquier tipo de procedimiento.

Las solicitudes para la realización de los controles periódicos, en el caso de actividades preexistentes, deberán presentarse, en función de la fecha de inicio de la actividad, entre el 1 de abril de 2010 y el 31 de marzo de 2013. Los controles se iniciarán a partir del 1 de abril de 2011./


Revista profesional para el director del salón de peluquería y estética

Nace BeautyMarket una revista digital enfocada en el mundo de la Peluquería y Belleza. Con todas las novedades, lanzamientos y noticias del sector.

Leer más »

Programa pionero para reeducar a jóvenes con problemas de agresividad

Durante 10 meses se trabaja con los adolescentes, con los padres y luego con la familia

Leer más »

Maremágnum en los buscadores

Es la guerra, mejor dicho, después de la guerra. El paisaje es desolador: directorios, granjas de enlaces, buscadores, listas, patrocinados, spam, robots, spiders...

Leer más »